Las enfermedades digestivas afectan 2 de cada 3 niños menores de un año.

Los trastornos digestivos son muy frecuentes en los niños, los más comunes son: el cólico, la constipación, si bien estos trastornos leves no son críticos, estos afectan la calidad de vida del bebé y de la familia.

De acuerdo con la evidencia científica los anteriores pueden afectar a dos de cada tres bebés menores de 12 meses.

Por ejemplo: Se estima que durante los primeros meses de vida de los niños el 32% de las consultas al pediatra son por causa de la constipación o estreñimiento y hasta un 40% de los bebés sufre de un cólico.

El Doctor Jorge Palacios, especialista en gastroenterología pediátrica nos comenta: “A pesar de que los trastornos digestivos leves son muy frecuentes en los primeros meses de vida de los niños, es recomendable visitar al médico para evitar que la condición empeore y, principalmente, para buscar cómo aliviar o reducir las molestias del niño y así mantener una adecuada calidad de vida para él y su familia”. 

Palacios enfatiza: Cada bebé es diferente y no es posible tener una receta general para aliviar las molestias producidas por los trastornos digestivos sin embargo, desde su experiencia recomienda poner en práctica 3 consejos:

  1. La leche materna, puede ejercer un efecto antiinflamatorio, reducir la cantidad de bacterias productoras de gas y, por ende, reducir el tiempo de llanto por cólico. Este probiótico puede ayudar a aliviar el estreñimiento al mejorar los movimientos intestinales y aumentar la frecuencia de las deposiciones de los niños.
  • Amamantar al niño en un ambiente adecuado y en la postura correcta. Es esencial una postura cómoda tanto para el bebé como para su madre: un acople apropiado de la boca del bebé al seno materno y evitar que el niño se esté moviendo por distracciones, ayudan a mejorar la deglución y a tener una mejor digestión.
  • Si el bebé es mayor de 6 meses, es importante verificar el tipo de alimentos sólidos que están consumiendo. Las fibras prebióticas como los FOS y GOS presentes en vegetales y legumbres facilitan la digestión.

El estreñimiento y el cólico infantil: En relación con la constipación o estreñimiento, es importante aclarar que en los bebés no existe una cantidad “normal” de deposiciones diarias.

Por ejemplo, durante los primeros meses de vida, algunos bebés pueden tener una evacuación después de cada toma de leche materna o alimentación y otros pueden no evacuar durante 5 o 7 días, sin que ese período se considere anormal.

Para más información y consejos para el cuidado, el desarrollo y una nutrición adecuada para su hijo, visite Mom & me Centroamérica una página de apoyo de Nestlé.

Lupita Espinal, redacción Distrito.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s